top of page

Lactancia materna: ¿estilo de vida o prioridad de salud pública?

Los beneficios para una madre y su bebé a corto y largo plazo son imposibles de contar con las dos manos y hasta los dedos de los pies. Y sí, sí es todo un reto y sí, sí eres una chingona por lograrlo así que quiero recordarte que este superpoder está teniendo impacto positivo no sólo en ti, no sólo en tu bebé, sino también en el medio ambiente, en la economía de tu país y en la sociedad en la que vives: eres un bien para todos los que te rodeamos, ¡GRACIAS POR EXISTIR!



Está científicamente comprobado por numerosos estudios que los niños alimentados al seno materno se enferman menos frecuentemente de las siguientes enfermedades: otitis media, diarrea aguda, infecciones de vías respiratorias bajas, síndrome de muerte súbita del lactante, asma, enfermedad inflamatoria intestinal, leucemia infantil, diabetes mellitus, obesidad y dermatitis atópica.


Y no sólo son menos frecuentes, además, un bebé de lactancia materna tiene más armas para protegerse porque su mamá le está compartiendo tropas expertas ya entrenadas por ella y su sistema inmune. Es decir, aunque sí puede enfermarse (recuerda que un niño se enferma muchas veces sobre todo el primer año de vida) tendrá menos complicaciones graves y la enfermedad durará menos porque tus soldados lo ayudarán a combatir la enfermedad.



Una de las razones por las cuales los bebés alimentados al seno materno tienen menor tasa de infecciones es, además de las tropas de defensas que les platiqué arriba, la menor exposición a agentes infecciosos. ¿A qué me refiero? Que como tu bebé está tomando directamente de tu bubi, no lo ponemos en riesgo al estarle metiendo a la boca objetos que pueden contaminarse fácilmente, como la fórmula, biberones y chupones.


De hecho, la flora bacteriana que vive en tu piel es factor protector para infecciones, es decir, las bacterias buenas que protegen tu piel, se le pegan a tu bebé para protegerlo también entonces ni empiecen con que me voy a lavar el pezón con jabón antes de amamantar, porque no le estaríamos ayudando en nada al bebé y sí te puede causar irritación o resequedad.



Además, los bebés alimentados al seno materno tienen mejor respuesta a las vacunas como la BCG, polio, tétanos, haemophilus influenzae tipo b y difteria.


Ésta es sólo una gotita en el maravilloso mar de beneficios que abarca la lactancia materna. Te seguiré compartiendo toda la magia de la leche materna con la finalidad de que pasito a pasito llenemos el mundo de madres lactantes, de bebés amamantados, de hombres pro lactancia hasta que un día seamos la sociedad que queremos para las futuras generaciones.


La lactancia materna debería de considerarse una prioridad en Salud Pública y no sólo una decisión de estilo de vida.


Nota aclaratoria: si tu bebé fue bebé de lactancia mixta, de lactancia diferida, de sólo unos días de leche materna, o de fórmula, LO ESTÁS HACIENDO BIEN, FELICIDADES PORQUE CADA GOTA CUENTA. Porque cada mamá siempre hace lo mejor que puede con las herramientas que tiene en ese momento. Esto es sólo una herramienta más para seguir informándonos con base científica y tomar siempre la mejor decisión que se adapta a nosotros.

195 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page